1 hora

Piensa en tu último enfado. En tu última exigencia. En tu última crítica. En tu último pensamiento negativo. O a lo último que le has dado importancia.

¿Crees que es válido, real, que vale la pena?

¿Sí?

Tan sólo te queda una hora. ¿Pensarías o harías cualquiera de los puntos anteriores?

¿No?

No.

Regálate una hora de cosas bonitas, reales, proactivas y amables. Y regala esa hora también a los demás. Regala tu sonrisa, una palabra amable, un abrazo o un favor. Pero regálalo porque sí, porque te sale, sin esperar, sin expectativas.

Esta práctica es llamada por los tibetanos bodichita, cuya traducción es corazón despierto.

Mantén tu corazón despierto y tu sonrisa amplia. El amor que recibes es equivalente al amor que das.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: